BRUXISMO

El bruxismo nocturno, es uno de los trastornos del sueño con mayor prevalencia en nuestra sociedad. Al menos el 60% de los adultos rechinan o aprietan los dientes en forma inconsciente, especialmente mientras duermen, provocando dolor facial, desgaste de las piezas dentarias e incluso la pérdida de ellas. El bruxismo es una parafunción mandibular que cursa con apretamiento, rechinamiento o combinación de ambos. El comportamiento bruxópata puede ser presentado tanto en vigilia, como durante las horas de sueño por lo que ninguno de ambos aspectos puede ser ignorado sea desde el punto de vista diagnóstico como terapéutico. La importancia de conocer cuales son los métodos de diagnostico y las alternativas terapéuticas existentes para el control del mismo radica en que además de las alteraciones clínicas que representa a nivel dental, articular y muscular, nuestro sueño es afectado también como consecuencia del bruxismo, ocasionando microdespertares cerebrales y con ello fractura del mismo, dando como resultado en el paciente, sueño no reparador y de mala calidad lo que trae como consecuencia irritabilidad y cansancio durante el día.

Es por ello la importancia del manejo oportuno de estos pacientes, mediante un diagnostico temprano con métodos como la exploración clínica y la polisomnografía nocturna (estudio nocturno de sueño) una de las herramientas indispensables para el diagnostico preciso de esta patología.

Las alternativas terapéuticas en el control del bruxismo son independientes para cada caso ya que esta patología puede presentarse por múltiples condiciones, y aunque no se conoce con exactitud el porqué se inicia este hábito, se sabe que está potenciado por ciertos estados emocionales como la ansiedad y el estrés. Sin embargo, el tipo de personalidad, alergias, deficiencias nutricionales, maloclusiones, alteraciones del sistema nerviosos central , drogas,  alcohol y tabaco asi como factores genéticos son algunas de las causas para el desarrollo del mismo.

Es por ello la importancia de que el clínico tenga conocimiento de las características de esta patología y las alternativas terapéuticas existentes para que el paciente bruxista pueda ser manejado en forma multidisciplinaría con la implementación de diversas alternativas teraputicas que pueden ir desde el uso de férulas de descarga (guardas oclusales o gnatologicas) , terapia   psicológica e   incluso el uso de BOTOX  como tratamiento de bruxismo,   el cual ha cobrado gran demanda en los últimos años por su eficacia terapeutica al ser aplicado en la zona de los maseteros,   (musculos involucrados en el apretamiento dental), y puede ser  utilizado de manera individual o en conjunto con guardas dentales.  Su aplicación es indolora y no genera efectos colaterales posterior a su aplicación. Siempre será necesario que el paciente sea valorado previamente para la aplicación de esta alternativa por un especialista certificado.

Contacto

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Mensaje